Entradas

Hace cinco años, a finales del 2014, la APASE (por aquel entonces todavía APAS), recibió un correo de la periodista Teresa Gray, pidiéndonos información sobre el rasgo de la alta sensibilidad. Teresa nos explicóque, desde Crónicas, un conocido programa de documentales de la 2 de RTVE, estaban interesados en realizar un programa monográfico sobre este rasgo, con el fin de darlo a conocer a un público más amplio.Como podéis imaginar, la propuesta nos encantó, ya que nuestro objetivo más importante era y es justamente ese: la divulgación de este concepto psicológico.

Crónicas nos pedía contactos en Madrid, pero la APAS estaba en Mallorca y allí era donde hacíamos los encuentros mensuales, cuando en la península aún no existía la gran actividad de diversos grupos (y profesionales) que hay hoy en día. Sopesamos posibilidades. En primer instante barajamos la opción de irnos un grupito a Madrid, pero, después de muchos correos y llamadas, Teresa nos hizo saber que habían podido arreglar el tema del presupuesto y ¡que vendrían con un equipo a Mallorca a grabarnos!

Y así fue. Vinieron Teresa Gray (guion), Ángel Navarro Gómez (realización), Gemma García (sonido) y un par de personas más de su equipo. Aterrizaron con un montón material para poder grabar, y llegaron a la casa de Karina Zegers de Beijl, presidenta de la APASE por aquel entonces,lugar dónde se inició el rodaje y a donde se acercaron los valientes de grupo PAS de Mallorca que no tenían reparos en ser filmados. Además, se filmó en las consultas de la psicóloga Xisca Blesa y de la terapeuta Conchita Pfitsch, en la salita dónde hacíamos los encuentros, en la playa de Ciudad Jardín y en el estudio de Radio Bellver. Recomendamos, como personas con alta sensibilidad de nuestra red local que podían aportar información relevante y enriquecedora a la psicóloga Ana Cortiñas y al encantador diseñador gráfico, Marc Masmiquel.

Fue una semana maravillosa, en la que todos vivimos con ilusión la posibilidad detransmitir nuestro rasgo a una audiencia nacional e internacional y, de esa manera, poder ayudar a muchas personas, tranquilizando y aportando claridad y esperanza, haciéndoles ver que ser PAS no es un problema. Este rasgo no es una enfermedad, pero sí que requiere conocimiento de las características inherentes a nuestra forma de ser para, a partir de ahí, poder poner en práctica las herramientas necesarias de autocuidado y de respeto por la propia personalidad. Haciendo esto, nos capacitamos para funcionar en un mundo hecho por y para no-PAS, pero que necesita de las PAS para vigilar las sensibilidades humanas como la belleza y la bondad. Las PAS podemos ser los ‘guardianes’ de la cultura y de los valores en general.

El 26 de febrero del 2015 pudimos ver el resultado – nosotros y miles y miles de españoles más, viendo con mucha emoción el programa casi una hora de preciosas imágenes, música, todo fluyendo pausadamente como un río aportando belleza, calma, esperanza y reconocimiento. La sensibilidad y profesionalidad del equipo de Crónicas superó todas nuestras expectativas.

Han pasado casi cinco años y en estos momentos disponemos de mucha más información, dado que se han realizado investigaciones relevantes desde entonces y ya no hablamos tanto del ‘rasgo de la alta sensibilidad’ sino cada vez más del término científico de la Sensibilidad de Procesamiento Sensorial (SPS). Mientras, el documental ha seguido circulando; se ha trasmitido en varios países de América Latina y en nuestro país ha tenido visitas y más visitas en la web, hasta llegar a ocupar QUINTA POSICIÓN en el ranking de los documentales más vistos en RTVE.ES. ¿No os emociona este dato?

Por si queréis volver a verlo, o por si aún no has tenido oportunidad de hacerlo todavía, os dejamos el enlace:

La Sensibilidad al trasluz

Artículos relacionados:

Aquí os dejamos el cuarto artículo con conclusiones sobre la encuesta laboral internacional realizada  entre unas 5.500 PAS, una encuesta elaborada por Esther Bergsma, holandesa, coach especializada en el rasgo de la alta sensibildad, en colaboración con APASE:

Digamos que tienes un portátil con una memoria de 16GB, y empiezas a guardar imágenes, películas que habías bajado, música que te ha gustado y palabras que has escrito. Pieza por pieza, trozos de tu vida, los vas añadiendo a esta memoria. De vez en cuando te llega una notificación que está disponible una actualización importante o que el espacio disponible de la memoria está cerca de agotarse. Viviendo una vida con muchas tareas y poco tiempo libre, no te interesan estos avisos y borras estos mensajes irritantes. Hasta que llega el día en que tú portátil empieza a funcionar mal y de repente se muere: muchos archivos se pierden por completo o son difíciles de encontrar.

 

Procesamiento profundo

Lo que pasa en el cerebro de una PAS es un proceso similar. Es capaz de registrar y guardar una enorme cantidad de detalles sutiles, procesando de manera automática cada uno de ellos en un nivel profundo para poder guardarlos en el lugar que toca. Lamentablemente no disponemos de un filtro para según qué tipo de información es recibido y almacenado. Tampoco dispones de un botón para parar esa manera de gestionar en un nivel profundo. Es un mecanismo innato que se activa de manera inconsciente.

Al añadir y añadir y añadir información y gestionarla en un nivel profundo, el cerebro puede llegar a estar sobrecargado, lo cual te produce una sensación de perder el control. Lo primero que haces, ya que el cerebro no es tonto, es bloquear la absorción de cualquier estímulo nuevo y eliminar aquello que no necesitas.

 

¿Qué se siente al estar sobreestimulado, agobiado?

De los 5500 participantes de la encuesta internacional sobre el trabajo y el estrés:

-un 40% dice sentirse agobiado en el trabajo todos los días.

– algunos han contestado de pasar por varios episodios de agobio en un día. Un 25% dice llegar a agobiarse dos o tres veces por semana.

– solo un 8% ha contestado se agobiarse una vez al mes o menos.

Pensar demasiado

La queja más frecuente es la de ‘pensar demasiado’, algo que le pasa a un 76% de las PAS. Si la PAS se siente agobiada, el 63% dice que esos pensamientos son pensamientos negativos. El mismo porcentaje experiencia pensamientos de tipo autocrítica.

Incluso cuando se ha tomado una decisión, el cerebro sigue procesando la información en un nivel profundo. Las reacciones (no)verbales juegan un papel en la evaluación de la decisión. Una de las cualidades de la PAS, la de ser auto-reflexiva, pero a veces este tipo de pensamiento resulta en la autocrítica. La autocrítica puede acabar en un run-run fuera de control, lo cual es considerado una indicación para el burn-out. El run-run, por ejemplo, también afecta la capacidad de conciliar el sueño. (Un 59% dice que no puede dormir cuando esta sobreestimulado). La falta de sueño, pues, es considerado un indicador importante en el diagnóstico de un burn-out a nivel físico.

 

Agotamiento

En el primer artículo ya mencionamos que el agotamiento es un síntoma del burn-out, y especialmente en cuanto al agotamiento emocional. Este agotamiento emocional puede manifestarse como irritación.

– Un 75% de los encuestados dice estar agotado.

– Un 66% se siente crispado e irritado al estar agotado.

– Un 63% se siente deprimido.

– Un 45% llora con más facilidad.

 

Concentración

La tercera queja es la incapacidad de concentrarse (68%). El agobio y la sobresaturación tienen un gran efecto sobre la capacidad cognitiva, y en este sentido vemos como:

– Un 62% dice de olvidarse de cosas.

– Un 42% reconoce cometer más errores.

– Y un 40% tiene la sensación de rendir mucho menos.

 

Evitar contacto

El cuarto síntoma tiene que ver con la interacción social. La mayoría de las PAS, al encontrarse agobiada, prefiere aislarse (68%). Evitan el contacto con otras personas (67%) y cancelan actividades (55%). Es una consecuencia directa de ese mecanismo innato de limitar la absorción más estímulos.

Las PAS reciben muchísima información emocional sutil de las personas en su entorno que necesitan limitarla para evitar que exploten. Solamente cuando la PAS está equilibrada emocionalmente es capaz de utilizar su capacidad empática y cuidar de los otros. Una PAS agobiada difícilmente puede contactar con esta cualidad.

 

Efectos en el trabajo

En el trabajo vemos como las situaciones agobiantes tienen un efecto importante sobre las prestaciones cognitivas, la sensación del bienestar emocional y la interacción social. Esto tendría que ser un motivo para que los empresarios tomasen medidas para mejorar el ambiente laboral para que la PAS pueda llegar a utilizar sus talentos tan necesarios en el mundo laboral. En los blog anteriores vimos como la interacción social negativa y un exceso de tareas simultaneas son los principales factores para que una PAS llega a sentirse agobiada. Esto se puede cambiar. Intervenciones en la cultura empresarial y la formación de equipos han demostrado aumentar la producción y serán especialmente beneficiosas para los empleados con el rasgo de la alta sensibilidad.

 

Talentos

Cuando la PAS no se encuentra agobiada o sobreestimulada, demuestra una serie de talentos que son importantes para cualquier organización. Talentos que no son nada común para ese porcentaje de 80% de empleados que no comparten el rasgo.

Preguntamos a los 5.500 PAS encuestados por sus talentos, y lo que contestaron es:

Empático (85%)

Confiable (83%)

Responsable (83%)

Fuerte intuición (79%)

Saber escuchar (78%)

Tolerante (76%)

Amable (76%)

Pensador creativo (70%)

Capacidad para ver el panorama completo (69%)

Sentido de humor (65%)

¿No le gustaría tener empleados que vienen con estos talentos de manera natural? No me diga que estas fortalezas no justifiquen una mejoría en el ambiente laboral para las PAS.

Me es un enorme placer, un orgullo, poder comunicaros que hemos vuelto a mandar una donación a la Fundación para la investigación de personas con alta sensibilidad, la fundación de la dra Elaine Aron y su marido, Art. Se trata de una donación de no menos de 1000 euros, y os confieso que me emociono escribiendo esto. Siento una enorme gratitud a los muchos socios de la aPASe que, pagando una pequeña cuota al año, hacen posible nuestra aportación a un tema tan importante en beneficio de todos.

Quiero mencionar también a Tania Ruiz del grupo PAS de Granada y secretaria de la aPASe, quien, con su iniciativa de las preciosas joyas «PAS«, también ha podido contribuir a nuestra donación. Cómo a lo mejor sabéis, ella ha diseñado pulseras y colgantes de plata de ley, que vende con un pequeño margen para poder contribuir a este gran proyecto de nuestra asociación.

¡GRACIAS A TODOS!

Enlaces: