Entradas

Os presentamos esta traducción de un artículo de la web http://www.sensitivityresearch.com, dedicada a la divulgación de la investigación relacionada con el rasgo de la alta sensibilidad de una manera simple y entendible por cualquiera. Es una web que se estrenó hace poco, y desde la APASE iremos traduciendo artículos que nos parecen de interés general. La web es una iniciativa del Dr. Michael Pluess y su equipo. La traducción de este artículo ha sido realizada por Nicolás López.

Sabemos más que en ningún otro momento de la historia sobre el rasgo de la sensibilidad, y los descubrimientos siguen produciéndose.

POR EL PROFESOR MICHAEL PLUESS /

CIENCIA /

10 DE MARZO DE 2021

Como rasgo de personalidad, la sensibilidad aún se considera un concepto relativamente nuevo en el ámbito de la psicología, pero viene siendo objeto de investigación activa por parte de académicos y profesionales desde hace al menos 25 años. Esto significa que ahora es un buen momento para hacer balance de lo que sabemos, de lo que no y de cómo las personas sensibles pueden beneficiarse más de la investigación actual. No digo esto a la ligera: siendo uno de los investigadores directamente involucrados en este trabajo, creo que cuanto más sepamos sobre las personas sensibles en mejores condiciones estaremos para atender sus necesidades. Y querría que nuestro conocimiento sea todo lo accesible que se pueda.
Con ese fin voy a exponer en términos sencillos todo lo que sabemos acerca de la sensibilidad, empezando por sus primeros tiempos y recorriendo todo el camino hasta el presente. Dado el elevado número de estudios realizados durante todo este tiempo (1), con este resumen no pretendo abarcar todas las aportaciones hechas sobre ello, sino más bien resaltar las más importantes para facilitar una comprensión general, incluyendo algunos de los descubrimientos recientes más reveladores.
Los orígenes de la investigación sobre la sensibilidad
La más temprana investigación sobre la sensibilidad se remonta a 100 años atrás, cuando el psiquiatra Carl Gustav Jung propuso que algunas personas se caracterizan por «una sensibilidad innata» (2). Desde entonces y con diferentes enfoques se han estado investigando algunas partes de lo que hoy día llamamos sensibilidad (por ejemplo, al estudiar la introversión, o en el contexto de la inhibición de la conducta, nuestra capacidad para controlar nuestros deseos impulsivos). Hubo que esperar hasta mediada la década de 1990 para que surgieran teorías más específicas sobre la sensibilidad y los investigadores comenzaran a estudiar la sensibilidad como un rasgo en sí mismo. Esas nuevas teorías despertaron un amplio interés e incentivaron nueva investigación.
Las primeras teorías sobre sensibilidad y las pruebas empíricas tempranas (1995-2015)

TRES TEORÍAS DISTINTAS

Los primeros 20 años de investigación sobre la sensibilidad se centraron mayoritariamente en la teoría. Esto es más importante de lo que pudiera parecer: en psicología es esencial disponer de una sólida teoría asentada antes de realizar investigación empírica para comprobarla y desarrollarla. De forma más o menos simultánea surgieron tres teorías individuales de diferentes investigadores, como respuesta a la observación clínica o investigación académica sobre el desarrollo de la infancia. Esas teorías fueron:
• Sensibilidad de procesamiento sensorial (SPS, Sensory Processing Sensitivity), de Elaine y Art Aron, quienes acuñaron la expresión «persona con alta sensibilidad»
• Susceptibilidad diferencial (DS, Differential Susceptibility), de Jay Belsky
• Sensibilidad biológica al entorno (BSC, Biological Sensitivity to Context), de Tom Boyce y Bruce Ellis
El elemento común de esas tres teorías es que todas ellas sostienen que algunas personas se ven especial y fuertemente afectadas por lo que viven.
Durante los primeros tiempos de la investigación sobre sensibilidad los estudios se centraron estrechamente en algunos detalles bastante específicos sobre cómo funcionaba la sensibilidad, y cada una de esas tres teorías adoptaron un enfoque distinto. Por ejemplo, la investigación de la SPS se centró principalmente en la personalidad de los adultos; la susceptibilidad diferencial en la infancia, y la BSC en las reacciones fisiológicas al estrés en los niños.
Un importante desarrollo inicial resultó ser una medida de autoevaluación de la sensibilidad, conocida como Escala de persona con alta sensibilidad: básicamente una serie de preguntas que la gente podría responder y que podrían determinar su grado de sensibilidad. Esto allanó el camino para un gran número de estudios de seguimiento que apuntaron a cómo se relaciona la sensibilidad con otros rasgos (por ejemplo, fue durante ese período cuando aprendimos que sensibilidad e introversión son cosas distintas).
Diferentes estudios también pusieron en común distintas clases de datos: la investigación de SPS se centró en los adultos, lo cual nos ayudó a ver qué partes de la conducta humana están relacionadas con la sensibilidad y qué partes no. Por su parte, la DS y la BSC realizaron la denominada investigación longitudinal, siguiendo a niños con alta sensibilidad durante años desde una temprana edad. Esto aportó información fundamental sobre lo que la gente sensible necesita para desarrollarse.
En conjunto esas clases de estudios han proporcionado pruebas empíricas sólidas del concepto de la sensibilidad como parte de la personalidad humana, lo cual ha abierto la puerta al siguiente paso: explorar la función cerebral y la genética de la sensibilidad.
Una oleada de nuevos descubrimientos (2015-2021)
Los últimos cinco años de investigación sobre sensibilidad han estado marcados por dos importantes cambios:
• La teoría de la sensibilidad ambiental. La forma en que vemos la sensibilidad se ha perfeccionado, y las tres teorías iniciales mencionadas antes han sido combinadas en un marco único, al que llamamos sensibilidad ambiental (3, 4). Términos como persona con alta sensibilidad (PAS) —u «orquídeas y dientes de león»— son solo diferentes maneras de describir ese marco.
• Más investigación empírica que nunca antes sobre la sensibilidad. La investigación se ha ampliado y ha buscado un conocimiento más profundo de los componentes psicológicos, fisiológicos y genéticos de la sensibilidad. Se han desarrollado nuevas maneras de medir la sensibilidad en niños y adolescentes, incluyendo evaluaciones basadas en la observación del comportamiento, por parte de expertos con formación.
Estos dos importantes cambios han permitido una serie de descubrimientos en los últimos seis años:

DESCUBRIMIENTO N.º 1: SE HA EVIDENCIADO QUE LA SENSIBILIDAD ES UN CONTINUO

Hasta este período había varias teorías que tendían a diferenciar entre dos grupos de personas: las que tienen alta sensibilidad y las que no. Sin embargo, estudios nuevos realizados con muestras mucho más amplias durante este período han llevado al descubrimiento de que la sensibilidad debería considerarse a lo largo de un continuo (todas las personas tienen un cierto grado de sensibilidad, algunas más que otras).
Utilizando ese continuo, las personas pueden clasificarse en tres grupos de sensibilidad: baja, media o alta. Cada uno de esos tres grupos tiene sus propias fortalezas y debilidades. Cabe pensar en esos grupos como dientes de león, tulipanes y orquídeas. Los dientes de león (las personas con baja sensibilidad) crecen en cualquier parte y sobreviven a condiciones duras. Las orquídeas (personas con alta sensibilidad) necesitan condiciones de crecimiento muy específicas para florecer, pero cuando consiguen satisfacer sus necesidades son increíblemente positivas. Los tulipanes, que se sitúan en un término medio, comparten un poco de los otros dos grupos.

DESCUBRIMIENTO N.º 2: LA SENSIBILIDAD TIENE SU PROPIO PERFIL DE PERSONALIDAD

Durante este período se ha hecho también un progreso significativo respecto a la relación entre la sensibilidad y otros rasgos comunes de personalidad, apuntando hacia un perfil de personalidad específico subyacente a la sensibilidad. Más concretamente, la investigación ha llevado a la conclusión de que la sensibilidad se caracteriza por un elevado neuroticismo y «apertura a las experiencias», y a que la introversión juega un papel menor del que hasta ahora se suponía. Lo digo de otro modo, por si eso suena a jerga de la psicometría: si eres creativo y abierto a nuevas ideas pero a menudo tus emociones cambian sorpresivamente, es muy probable que puntúes alto en sensibilidad.

DESCUBRIMIENTO N.º 3: UN CEREBRO SENSIBLE PROVIENE DE (MUCHOS) GENES

Con relación a la neurociencia de la sensibilidad, se ha descubierto que la estructura y funcionamiento de varias regiones cerebrales, tales como el hipocampo y la amígdala, desempeñan un importante cometido. Por otra parte, el acceso a nuevas medidas y muestras más amplias ha permitido también avances sustanciales en nuestra comprensión del rol de la genética en la sensibilidad, con estudios según los cuales alrededor del 50 % de las diferencias entre individuos se deben a factores genéticos. En otras palabras, en gran medida si eres sensible es que naciste así. Por añadidura, más que reflejar un solo «gen de la sensibilidad», esos factores genéticos están ampliamente repartidos por todo el genoma.
La investigación empírica ha continuado avanzando y expandiéndose por puntos geográficos, culturas y contextos más allá de EE. UU. y del Reino Unido, en países como Italia, Bélgica, Alemania, Líbano, Japón y Sudáfrica, por mencionar unos pocos ejemplos. Por último, y muy importante, los marcos de investigación se han fortalecido durante este tiempo con estudios que adoptan más enfoques experimentales y longitudinales, y se ha investigado cada vez más la sensibilidad como respuesta a las experiencias positivas, en vez de centrarse mayoritariamente en las negativas, y resaltando las muchas ventajas de la alta sensibilidad.
Lo que no sabemos y hacia dónde apunta la investigación más inmediata (2021-2030)
Aunque durante los últimos veintitantos años ha habido un progreso significativo en la investigación sobre la sensibilidad, nuestros conocimientos actuales tienen lagunas que hay que abordar en la investigación futura.
Entre esas lagunas está la cuestión de cómo evoluciona exactamente la sensibilidad con el paso del tiempo, y si se fija en la niñez o se puede desarrollar más adelante en la edad adulta. Para investigar esto necesitamos continuar mejorando nuestra capacidad de medir con precisión la sensibilidad a través de la identificación y captación de las características más esenciales de la misma. Lo ideal es que esas medidas sean objetivas, aplicables a personas de distintas edades y culturas e incluyan asimismo componentes biológicos de la sensibilidad.
De la misma manera, aunque ha habido algún progreso inicial en nuestro conocimiento de la biología que subyace a la sensibilidad, se precisa mucho más trabajo orientado a la neurociencia, a la fisiología y a la genética. Para avanzar en nuestro conocimiento de la sensibilidad son fundamentales unos estudios neurocientíficos y fisiológicos cuidadosamente planificados. Sin embargo, los estudios genéticos pueden ser más complejos de realizar, ya que requieren muestras de gran tamaño (de más de 100.000 personas).
Por último, es también imprescindible mejorar la medición de la sensibilidad, para avanzar en nuestra comprensión de la relación entre la sensibilidad y la salud mental.
Cada descubrimiento ayuda a mejorar las vidas de las PAS
Las semillas de las primeras investigaciones sobre sensibilidad, sembradas hace 25 años, han brotado y se han convertido en un árbol sólido. Con un número cada vez mayor de colegas por todo el mundo uniéndose a los esfuerzos de investigación, es probable que este árbol crezca sustancialmente a lo largo de los próximos diez años. En paralelo a ello la sensibilidad también ha estado atrayendo más atención en la opinión pública, tal como demuestra el cada vez mayor número de libros, blogs y cobertura mediática sobre ella. En resumen, son tiempos apasionantes para investigar sobre la sensibilidad.
Aunque hemos andado ya un largo camino, el viaje continúa y es probable que esté lleno de descubrimientos apasionantes, cada uno de los cuales puede ayudar a mejorar las vidas de las personas sensibles y cambiar a mejor la forma en que la sociedad las ve.
Para obtener información y novedades sobre la investigación más reciente, así como para acceder a las autoevaluaciones en línea sobre sensibilidad, visita nuestro sitio web SensitivityResearch.com, dirigido por un grupo de investigadores dedicados a compartir conocimiento fiable sobre el rasgo humano de la sensibilidad.
Bibliografía:
1. Greven, C. U., Lionetti, F., Booth, C., Aron, E. N., Fox, E., Schendan, H. E., . . . Homberg, J. (2019). Sensory Processing Sensitivity in the context of Environmental Sensitivity: A critical review and development of research agenda. Neuroscience and Biobehavioral Reviews, 98, 287-305. doi:10.1016/j.neubiorev.2019.01.009
2. Jung, C. G. (1913). The theory of psychoanalysis. Psychoanalytic Review, 1(1), 1-40.
3. Pluess, M. (2015). Individual Differences in Environmental Sensitivity. Child Development Perspectives, 9(3), 138-143. doi:10.1111/cdep.12120
4. Pluess, M., Lionetti, F., Aron, E., & Aron, A. (2020). People Differ in their Sensitivity to the Environment: An Integrated Theory and Empirical Evidence. PsyArXiv
Sobre el autor: Michael Pluess
Michael Pluess es catedrático de Psicología del desarrollo en la Universidad Queen Mary de Londres, y destacado experto sobre sensibilidad en niños y adultos. Ha realizado importantes aportaciones teóricas y empíricas sobre esa materia, así como en el desarrollo y validación de medidas de sensibilidad. Dirige varios grandes proyectos sobre sensibilidad en todo el mundo y forma parte del equipo directivo de SensitivityResearch.com
= = = = = = = =
_______________________________________________________________
Sobre la publicación del artículo original:
• Título: Here’s Everything Researchers Know About High Sensitivity, As Of 2021: We know more about the trait of sensitivity than at any time in history — and the breakthroughs keep on coming.
• Autor: Professor Michael Pluess
• Fecha: 10 de marzo de 2021
• Lugar (acceso libre): sitio web de Highly Sensitive Refuge

foto: Ava Sol

Traducción de la publicación: FAQ: How does sensitivity differ from Autistic spectrum disorders (Asperger’s Syndrome, etc.)? Traducción autorizada por la Dra Elaine Aron a la APASE.

  • Autoría de esa publicación: Elaine Aron, Ph.D.,
  • Fecha de la publicación: sin fecha
  • Sitio web de la publicación (acceso libre): The Highly Sensitive Person, de Elaine Aron, apartado de preguntas frecuentes (FAQ).
  • Traducido del inglés por Karina Zegers de Beijl (marzo de 2021)

Muchos padres preocupados me han preguntado si su hijo aparentemente altamente sensible (PAS) en realidad podría ser autista o tener el síndrome de Asperger. A veces un maestro o un médico se les habían sugerido. A otros se les ha dicho que todo el rasgo de alta sensibilidad es sólo una forma leve de uno de estos trastornos, y sería el extremo del mayor funcionamiento del «espectro autista» (tener un TEA en su forma más leve).

Este artículo no está pensado para proporcionarle todos los detalles de los trastornos del espectro autista.

 

¿Cómo se confunde la AS con estos trastornos?

No sé qué pasa en la consulta del médico o del terapeuta, pero sí sé que muchos profesionales han visto o siguen viendo la AS como un simple trastorno de categoría leve del espectro autista. Para algunos simplemente es la misma cosa. Esto se debe principalmente a que tanto las PAS como los que tienen el trastorno son afectados por la sobreestimulación. Además, ambos pueden presentar ese comportamiento de retirarse de las actividades sociales y de permanecer en sus habitaciones detrás de su ordenador, viendo películas, etc.

En cuanto a la sobreestimulación en el espectro autista, en el DSM-5 se reconocen dos nuevos criterios (que están bajo B): Patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades. Existen en total cuatro criterios, pero esos podrían ser confusos, especialmente el tercero y el cuarto:

  1. Movimientos, utilización de objetos o habla estereotipados o repetitivos (p. ej., estereotipias motoras simples, alineación de los juguetes o cambio de lugar de los objetos, ecolalia, frases idiosincrásicas).
  2. Insistencia en la monotonía, excesiva inflexibilidad de rutinas o patrones ritualizados de comportamiento verbal o no verbal (p. ej., gran angustia frente a cambios pequeños, dificultades con las transiciones, patrones de pensamiento rígidos, rituales de saludo, necesidad de tomar el mismo camino o de comer los mismos alimentos cada día).
  3. Intereses muy restringidos y fijos que son anormales en cuanto a su intensidad o foco de interés (p. ej., fuerte apego o preocupación por objetos inusuales, intereses excesivamente circunscritos o perseverantes).
  4. Hiper- o hiporeactividad a los estímulos sensoriales o interés inhabitual por aspectos sensoriales del entorno (p. ej., indiferencia aparente al dolor/temperatura, respuesta adversa a sonidos o texturas específicos, olfateo o palpación excesiva de objetos, fascinación visual por las luces o el movimiento).

Así que aquellos en el espectro autista tienen hiper reactividad, pero también hipo reactividad en otros momentos o en otras situaciones. Esto se debe a problemas en el procesamiento adecuado de la información social y de otro tipo. No lo resuelven, así que todo está ahí, todo el tiempo, o bien queda totalmente excluido. Por el contrario, las PAS adultos  y los niños con AS procesan la información con mucho cuidado. Podemos sobreestimularnos si hay demasiado estímulo durante demasiado tiempo, pero no nos fijamos de una manera extrema y tampoco nos cuesta cambiar a otros estímulos de acuerdo con las necesidades del momento. Sobre todo, podemos leer y interpretar las señales sociales, al no ser que estemos sobreactivados por un exceso de estímulos. A continuación veréis los primeros criterios del DSM V, que no han cambiado mucho o en absoluto en su última descripción.

  1. Deficiencias persistentes en la comunicación social y en la interacción social en diversos contextos, manifestado por lo siguiente, actualmente o por los antecedentes (los ejemplos son ilustrativos pero no exhaustivos):
    1. Las deficiencias en la reciprocidad socioemocional varían, por ejemplo, desde un acercamiento social anormal y fracaso de la conversación normal en ambos sentidos pasando por la disminución en intereses, emociones o afectos compartidos hasta el fracaso en iniciar o responder a interacciones sociales.
    2. Las deficiencias en las conductas comunicativas no verbales utilizadas en la interacción social, varían, por ejemplo, desde una comunicación verbal y no verbal poco integrada pasando por anomalías del contacto visual y del lenguaje corporal o deficiencias de la comprensión y el uso de gestos, hasta una falta total de expresión facial y de comunicación no verbal.
    3. Las deficiencias en el desarrollo, mantenimiento y comprensión de las relaciones, varían, por ejemplo, desde dificultades para ajustar el comportamiento en diversos contextos sociales pasando por dificultades para compartir juegos imaginativos o para hacer amigos, hasta la ausencia de interés por otras personas.

¿Puedes decir eso más simplemente?

Por supuesto. A veces, no siempre, los niños con TEA muestran una sensibilidad aguda al ruido, al tacto u otras modalidades sensoriales. Otros, por lo contrario, son insensibles a lo que la mayoría de la gente encontraría molesto, incluso para el dolor grave. A veces la alta sensibilidad y los TEA se confunden porque el niño con un TEA puede tener poca o ninguna capacidad para regular las emociones, y los niños con alta sensibilidad también son más emocionales que otros niños. Pero con los TEA, estos comportamientos se deben a un procesamiento incorrecto de la estimulación perceptiva  todo el tiempo y siempre, no solamente cuando se sobreestimulados, como es el caso de las PAS.

Para un buen entendimiento de TEA desde adentro te puede interesar “El curioso incidente del perro a media noche” una novela de Mark Haddon, quien trabaja con niños autistas. Escribe la historia desde el punto de vista de un niño autista. Entre otras cosas, este niño es intensamente, miserablemente sensible, pero de una manera muy diferente a como las PAS se describen a sí mismas. Recuerde, las PAS procesan la información más a fondo y, por lo tanto, obtienen más significado de sus observaciones. Nuestros estados de sobreestimulación surgen al tener demasiada información para procesar a la vez. Aquellos con un TEA siempre están procesando las cosas no esenciales y siempre experimentan caos a menos que sean capaces de alejarse del mundo por completo.

En resumen, es más fácil entender la sensibilidad de los TEA teniendo en cuenta dos diferencias. En primer lugar, la percepción social: las PAS son generalmente más hábiles para percibir lo que está pasando en una situación social, incluso cuando no están participando activamente en ella. En segundo lugar, las PAS tienen una imaginación intensa y se  interesan por múltiples temas, en lugar limitarse a preocupaciones e interesas limitadas.

¿Qué pasa si el niño es TEA y no AS?

Tener claro esto en los niños es especialmente importante, ya que cuanto antes comience el tratamiento, mejor será el resultado. Un asombroso 3,4 niños de cada 1.000 tienen un TEA. Hay que tener en cuenta que existe más conocimiento e investigación sobre el TEA y por lo tanto se diagnostica con más facilidad. Sabemos que estos trastornos a menudo tienen una base genética: los investigadores han encontrado una serie de genes diferentes que pueden producir TEA. Por ejemplo, la mayoría de ellos, aunque no todos, conllevan un mayor riesgo para niños que para las niñas. Además de los genes heredados, los TEA también pueden ser causado por una mutación genética. (Existe la sospecha de que el aumento de los TEA podría ser causado por uno o más de los millones de sustancias químicas que todos estamos ingiriendo en la actualidad.) La variedad de vías genéticas explica la amplia gama de comportamientos observados con estos trastornos (fijaciones extrañas, una memoria asombrosa para los detalles, etc.), pero en todos los casos el cerebro es desviado de su desarrollo normal porque el cerebro del niño en crecimiento está haciendo mal uso de la información sensorial que está recibiendo y que necesita para su desarrollo normal.

La tendencia de ser muy sensible a los estímulos y ser fácilmente sobreestimulado puede engañar. Tengo dos sobrinos con TEA, uno es el nieto de mi hermana y el otro es el nieto de mi hermano. Cuando los vi por primera vez cuando eran pequeños, cuando estaban de visita como parte de un viaje más largo, asumí que eran niños con alta sensibilidad  que estaban sobreestimulados por los viajes. Claramente no soy un experto en hacer el diagnóstico, aunque me gusta pensar que ahora podría hacerlo mejor, después de haberlos visto en acción. Pero nadie que ame a un niño o a sus padres querría pensar en autismo, ni siquiera cuando el niño en cuestión come solamente tres tipos de comida o cuando está feliz durante veinte minutos simplemente viendo girar una rueda de bicicleta.

Tampoco queremos que pase lo opuesto, que los niños sensibles sean mal diagnosticados porque socialmente, o en situaciones nuevas o en el cole mismo no son muy participativos.

 

¿Cómo averiguarlo con seguridad?

Un padre con la más mínima sospecha de que algo en el comportamiento de su hijo es extraño, debe buscar una evaluación profesional que involucre a varios especialistas (pediatra, logopeda, psicólogo, etc.) que hacen observaciones en casa y en la escuela, así como en su consulta. Pero asegúrese de que al menos uno de estos especialistas tenga suficiente experiencia en distinguir entre un temperamento normal pero no tan común por un lado y un trastorno por otro, lo que significa que él o ella debe ser un experto en niños en general, no sólo en aquellos con TEA. Y no se olvide en mencionar si el comportamiento extraño es peor cuando su hijo está cansado o ha estado en un ambiente de sobreestimulación, o cuando hay estrés o tensión en casa, o cuando la familia está viviendo algunos cambios importantes, todos ellos factores que podrían causar ansiedad en una PAS, y todas circunstancias que no afectarían –o mucho menos- a niños que no comparten el rasgo. Especialmente conviene mencionar si usted está teniendo problemas conyugales o si usted mismo encaja en algún diagnóstico de la DSM, incluyendo el abuso de sustancias. Las PAS se ven muy afectadas por este tipo de cosas, de modo que, una vez más, podrían explicar un cambio en el funcionamiento social sin tener un TEA.

En algunos casos, está claro si se trata de alta sensibilidad o de TEA porque los signos ya estaban presentes desde el nacimiento. En otros casos, se ve una manifestación repentina de un TEA, alrededor del primer o el segundo año. Repentino o no, los TEA generalmente se vuelven obvios para otros cuando el niño tiene alrededor de 18 meses a 2 años. En el caso de que hay un problema real es esencial que el tratamiento comience temprano. Así que empiece a hacer preguntas tan pronto como comiences a sospechar que algo podría estar mal, si el habla se retrasa, por ejemplo, o si tu hijo se comporta de manera muy extraña. No estés en negación o pienses que esto es simplemente un tema de alta sensibilidad. Investiga.

Adultos con trastornos del espectro autista

Detectar el rasgo o el trastorno en adultos puede ser especialmente difícil, ya que los adultos con TEA pueden funcionar muy bien. Cuando, hace tiempo, hice una excursión de una semana con un grupo de mochileros, conocí a un hombre con Aspergers (nos habló de esto al final del viaje), pero en su momento me costó más de un día para darme cuenta de que había algo diferente en él. Recuerdo muy claramente a su hijo (sin trastorno) de diez años (habían sido enviados para tener una experiencia de conexión masculina) que estaba sufriendo mucho por tener que llevar su mochila que era demasiado pesado para él. Su padre le dijo que era porque se había llevado demasiadas cosas. Esto fue sin duda el caso, pero el papá no mostró simpatía ni siquiera preocupación. No aprovechaba la ocasión para enseñarle algo su hijo, algo que hubiera implicado algunas negociaciones socio-emocionales complejas. El hombre simplemente no tenía ni idea de cómo resolver este asunto, aparte de asegurarse que, la próxima vez, su hijo se haría la mochila más ligera.

Algo claramente tenía que hacerse, así que mi marido se encargó de llevarse la mochila del niño en las subidas más empinadas. El padre no expresó sorpresa ni gratitud. Era un hombre muy agradable, un enfermero de profesión y se mostró un buen profesional cuando me lesioné durante el viaje. Era entonces que empecé a preguntarme si realmente era una PAS. Pero cuando nos dijo al final que era Asperger, vi la diferencia porque podía hablar fácilmente y sin apego emocional sobre su problema, y sobre el hecho de que su matrimonio había terminado porque su esposa no podía soportar su falta de empatía emocional. Con esa información ya era imposible confundir su forma de ser con la Alta Sensibilidad, excepto tal vez por su aguda conciencia de que era diferente, algo que le producía mucha tristeza. Era capaz de experimentar sus propias emociones, pero no era capaz de leer los señales emocionales de los demás.

 

El varón antisocial: sensibilidad o síndrome de Asperger

Incluso los profesionales conocedores del autismo pueden tener problemas a la hora de distinguir la alta sensibilidad de las características del TEA porque ambos pueden conducir al aislamiento social o a habilidades sociales poco desarrolladas. Una vez más: hasta ahora, mirando cerebros y/o genes, no disponemos de un método fiable para un diagnóstico que no deja lugar de dudas, por lo que no nos queda otra que la mirar ‘por debajo’ de estos comportamientos — sea el aislamiento social o sea la falta de habilidades sociales — para encontrar el motivo subyacente. Los hombres con cualquiera de los dos problemas pueden haberse escondido, como niños, en sus habitaciones para trabajar con computadoras, leer o ver la televisión. Como adolescentes, es posible que no hayan salido debido al temor de ser rechazado por ser percibido como un friki o por parecer menos ‘macho’ que los chicos que reciben más atención. Entonces pueden haber elegido carreras como la ingeniería o la contabilidad en las que se puede evitar las molestias de socializar. Pero una vez más, aquellos con Asperger carecen de habilidades sociales por el motivo de que son incapaces de percibir lo que está pasando dentro del tejido social (sutilezas)  y es un problema que les acompañará toda la vida.

En cuanto a los varones con alta sensibilidad, vemos que pueden experimentar los mismos problemas, pero en este caso es por otras razones. En primer lugar puede ser porque el hombre con AS no se ajusta a los estereotipos masculinos de nuestra cultura. Otro motivo puede ser que, como PAS, se siente más afectado que otros (no-PAS) hubieron sido por traumas sociales como el rechazo o la traición. Otra razón es que quiere evitar ese exceso de estimulación emocional que conllevan para él los encuentros con extraños o tener que actuar en grupos simplemente porque ha aprendido que en estas situaciones se vuelve demasiado sobreestimulado para poder funcionar bien. Así que este tipo de hombre se suele centrar en lo que sabe hacer mejor (por lo que a menudo se les paga bien, también).

Cualquiera que sea el motivo que lleva al aislamiento social, a menudo vemos que sus familias buscan encontrar alguna explicación por este comportamiento, una explicación en un lenguaje simple y científico que pueden entender. ¿Por qué siempre se retiraba a su habitación cuando era niño? ¿Por qué aún no está casado? Todo el mundo puede sentirse aliviado al encontrar una explicación biológica, especialmente en el caso de un TEA, porque absuelve a los padres de cualquier culpa. Lamentablemente, este diagnóstico también reduce la esperanza para poder cambiar, para, con la práctica, poder desarrollar relaciones sociales más fuertes.

Repito, hay maneras para obtener más claridad en caso de duda. Piensa en un TEA si el problema ya estaba presente en la infancia, tanto en casa como en la guardería o en el cole. ¿Los problemas sociales de ahora son debido a una incapacidad de reconocer ciertas pistas o señales emocionales en un contexto social, como, por ejemplo, dando una respuesta impersonal y fría donde otros mostrarían empatía? Por otro lado, puedes pensar en el rasgo de la alta sensibilidad si sólo las otras personas presentes están mostrando preocupación, o si hay una explicación razonable detrás del comportamiento: el deseo de reducir la estimulación, una historia de traumas sociales o un deseo de evitar que tener que trabajar o vivir en entornos que requieren un comportamiento bullicioso o altamente competitivo, como sería en la mayor parte de nuestra cultura. Recuerde que es posible que sea ni TEA ni altamente sensible en el caso de que el hombre no es participativo debido a heridas graves vivido en el pasado, heridas tipo rechazos sociales. En todos estos casos, excepto en el caso del TEA, el hombre podría tener las habilidades sociales oxidadas, lo que conduce a una mayor ansiedad social, y luego yendo a más hasta a una pérdida progresiva de la autoconfianza en situaciones sociales en las que la participación sería cada vez menos, y todo esto mientras la persona es plenamente consciente de las señales sociales. En todo caso, podemos decir que justamente estos hombres perciben demasiados detalles. La investigación ha encontrado que las personas tímidas generalmente saben muy bien lo que está pasando en el contexto social y cómo comportarse en una determinada situación social — viendo videos saben decir perfectamente que está pasando, pueden identificar cada situación y/o sugerir un comportamiento social adecuado — pero en las situaciones reales presentan un comportamiento poco participativo debido a su baja autoestima.

Por otro lado, vemos que hay adultos que creen ser altamente sensibles cuando en realidad tienen un TEA. Quieren encontrar una explicación normal para algo que no lo es tanto. Una vez más, no hay análisis de sangre u otra forma fidedigna para diagnosticar un TEA, así que si no estás seguro, lee todo lo que puedas sobre estos temas y luego intenta decidir por ti mismo (eres la persona que probablemente mejor te conoce). Presta especial atención a cómo los demás te recuerdan en la infancia. Si aún no estás seguro, obtenga una evaluación profesional de alguien que considerará todas las posibilidades. Si una persona dice que tienes Asperger, obtén una segunda y una tercera opinión. Quieres la verdad. No tengas miedo: hay ayuda para adultos con TEA. Pero ninguno de nosotros puede empezar a cambiar hasta que sepamos en que nos tenemos que basar.

Lo dije en mi libro  “Psicoterapia y la Persona Altamente Sensible” (Psychotherapy and the highly sensitive person):

El error [verlos como estando en el espectro autista] generalmente se comete con hombres sensibles (ya que estos trastornos aparecen más a menudo en los hombres), que son especialmente propensos a retirarse emocionalmente debido a no encajar los estereotipos masculinos de nuestra cultura. Todavía necesitan demostrar su valía de alguna manera, manteniendo contactos sociales y ganarse el propio sustento, por lo que a menudo buscan profesiones no sociales, como ciertos tipos de ingeniería y de innovación tecnológica, donde pueden satisfacer estas necesidades y, al mismo tiempo, evitar encuentros excesivamente emocionales. Cuando el hombre o los miembros de su familia buscan una explicación sin carga de culpabilidad de por qué siempre se retiró a su habitación cuando era niño y todavía no se ha casado, pueden encontrarla en una explicación biológica que involucre el «extremo bajo del espectro autista» (autismo extremamente ligero).

Por otro lado, los hombres con trastorno de Asperger no diagnosticado bien podrían venir a terapia pensando o habiendo sido informados de que son altamente sensibles como una explicación de por qué sienten que no encajan. Puedes hacer el diagnóstico diferencial observando de cerca la empatía social real que demuestra el paciente hacia el terapeuta (después de unas cuantas sesiones cuando ambos ya se conocen mejor) y por cómo describen sus relaciones con los demás. En la historia del paciente, la pregunta sería si su baja participación social es el resultado de problemas con la interpretación de las señales socioemocionales ( comentadas por ellos mismos o por otros), o si es debido al miedo al rechazo. Un estudio (Cartwright-Hatton, Hodges, & Porter, 2003) encontró que incluso los niños tímidos generalmente saben bien cómo comportarse en una situación social (viendo un video pueden identificar o sugerir un buen comportamiento social), pero tienen un comportamiento poco sociable debido a la baja autoestima. .

Imagen: Nathália Rosa

Después de Sensitive, the untold story y Sensitive and in love, se acaba de estrenar Sensitive lovers, a deeper look into their relationships. 

En este último documental vemos a la Dra Elaine Aron y su marido, el Dr Arthur Aron, entrando en varias escenas de los documentales anteriores, explicando sobre el comportamiento de las PAS en sus relaciones amorosas. Hablarán sobre el efecto de la susceptibilidad ambiental, sobre el apego inseguro en la infancia y sus posibles consecuencias en la vida adulta. Explicarán sobre las diferentes necesidades entre parejas ‘mezcladas’ de una persona con alta sensibilidad con alguien que no tiene el rasgo y sobre la importancia del autocuidado y los límites.

Igual que los primeros documentales, ‘Amantes sensibles‘ viene con subtítulos en castellano. La traducción, llevada a cabo por la APASE, es un paso más en nuestra misión de la divulgación del rasgo.

Amantes sensibles no viene en formato DVD pero se puede bajar y guardar. El trailer no está subtitulado.

¿Por qué este documental? Muchas personas tienen relaciones con personas muy sensibles, no solo románticas, sino también como familiares y amigos. ¡Esta película deja en claro cómo tanto los sensibles como los no tan sensibles pueden prosperar juntos!

«Tendemos a pensar que otras personas son como nosotros. Para nosotros es difícil imaginar que la otra persona es diferente. Y en esta cultura de «autoayuda» siempre pensamos que la otra persona debería cambiar. Pero en algunas cosas, tu y tu pareja no pueden cambiar»,  dice Elaine Aron.

El temperamento altamente sensible es una de las cosas que no puedes cambiar. Es como tener cabello castaño u ojos azules. ¡Pero puedes cambiar cómo resolver un conflicto de relación!

Dice Elaine Aron: «Cuando hay un problema en la relación, nunca se puede culpar a una sola persona. Cuando hay un conflicto, siempre conviene ir atrás, mirando el pasado, para ver dónde comenzó».

Esta película es valiosa para cualquier persona, altamente sensible o no, que esté en una relación cercana o con la esperanza de estar en una. Verás a Elaine Aron, experta en alta sensibilidad, y a su marido, Art Aron, investigador eminente de amor y relaciones cercanas, dando explicaciones y ofreciendo sugerencias: Todo el documental está basado en la investigación, no en las conjeturas.

Aquí os dejamos un texto de la mano de la Dra. Elaine Aron, escrito para 92Y, con consejos para la pareja durante los días -las semanas- de confinamiento. 

  1. La investigación lo dice de manera muy clara: el estrés puede destruir incluso las mejores relaciones. Al sufrir tensión, es probable que no nos comuniquemos bien, que nos enojemos fácilmente, que esperemos que el otro lea nuestra mente y conozca nuestros sentimientos, o que nos decepcionemos por cómo el otro está manejando toda la situación. Cuidado con vuestros niveles de estrés. Trata de escuchar el uno al otro mientras que vaya expresando su ansiedad y sus irritaciones sin tratar de arreglarlo. Escuchar sin interrupción puede ser el mayor regalo que os hacéis mutuamente.
  2. Alejarse el uno del otro cada vez que empieces a sentirte irritable, antes de que las cosas se salgan de control. Si las circunstancias lo permiten, date una vuelta a solas. Si no puedes salir, siéntate a solas delante de una ventana y mira las nubes, o apártate unas horas en una habitación separada. Si no tienes una habitación para retirarte a solas, opta por estar en silencio durante unas horas, pidiendo al otro que te respete. Es importante clarificar de antemano cuánto durará este «tiempo de soledad» y comunicarlo, y que no sea una reacción a algo que la otra persona hizo o dijo. Deja claro que serás mejor compañía después de haber pasado un tiempo ‘en soledad’. Tu compañero luego podrá comprobar que esto es verdad.
  3. Si uno de los dos puede trabajar desde casa, o si uno está (temporalmente) sin trabajo remunerado y el otro tiene que trabajar fuera, no dejáis que todo el trabajo pesado o el cuidado de los niños caiga sobre la persona que no puede salir a ganar dinero. Divide el trabajo pesado de manera justa. Aquel que no gana dinero puede buscar nuevos recursos on line, o puede desconectarse por la noche.
  4. La investigación muestra claramente que hacer algo «novedoso y emocionante» juntos hace que dos personas se sientan más enamoradas. Hay un montón de cosas que se puede hacer en casa, desde ver una ópera por primera vez hasta tomar clases de arte on line, o bien cocinando algo diferente con los ingredientes que tienes a mano. Lo único que conviene tener en cuenta es que sea algo que a los dos les gustaría probar.
  5. Procura que vuestras conversaciones sean interesantes. Dedica algún tiempo aprendiendo sobre algo que el otro aún no sabe, y coméntalo durante la cena. Tal vez eso sea escuchar las noticias actuales de la pandemia si a uno de los dos le gusta hacer eso, mientras que el otro prefiere sólo un resumen. O puedes pensar en escuchar un podcast sobre algo interesante y no tan común y conocido. O en leer una novela, un capítulo al día, y compartir la historia en la cena para que ambos puedan disfrutarla.

«La esperanza no es cuestión de esperar a que las cosas de fuera de nosotros mejoren. Se trata de adaptar adentro aquello que está pasando fuera.» —Joan Chittister

¡Puede ser que en este caso también debemos tomar ese «adentro» de manera literal!

Por Elaine N. Aron, PhD
Psicólogo, investigador y autor de The Highly Sensitive Person

Vease www.hsperson.com  consejos para los HSP en este momento.

 

La sala magna del famoso teatro, the Directors Guild, del 57th Street de Nueva York estaba llena con un público deseoso de ver esta película tan esperada por muchos y anunciada durante largos meses, invitándonos a ejercitar la paciencia.

Antes de que se llenara esta sala, había tenido lugar, en un espacio del piso de abajo, una recepción reservada para los VIPS donde, mientras que se servía un rico hors d’oeuvre y algo para beber, los invitados podían subir a la alfombra roja para dejarse fotografiar junto con Elaine y Arthur Aron. Era una hora muy agradable en la cual, aparte de la sesión fotográfica, había abrazos con conocidos, conversaciones interesantes y, cómo no, networking para PAS.

Finalizada la recepción, y todos ya sentados en la sala del evento, se apagaron las luces y subieron al escenario nuestra querida Elaine Aron y su marido, Arthur. Hicieron una breve introducción, explicando, entre unas y otras cosas, que el tema de fondo de la película no es tanto la alta sensibilidad en sí, sino especialmente aquello que llamamos la susceptibilidad diferencial, o sea, el hecho de que cada uno tiene su propia manera de reaccionar emocionalmente ante una determinada situación. Terminaron la introducción invitando al escenario a su hijo, Elijah, quien leyó unos chistes sobre las personas con alta sensibilidad. Y así, con risas, nos dispusimos a ver el prometido largometraje.

Aunque el título da a entender que la película trata sobre relaciones románticas y amorosas, en realidad la cosa va más allá y podemos decir que trata sobre cómo las PAS se relacionan en general. Vemos relaciones amorosas, sí, pero también relaciones entre amigos, entre padres e hijos y, aunque con menos importancia, un poco de relaciones laborales.

Los tráileres o spoilers nos habían enseñado varias escenas con mucho drama, escenas intensas, pero estas están en la minoría y van bien integradas en la totalidad del largometraje. En la introducción, Elaine y Art nos contaron que la película va destinada en primer lugar a un público de milennials; puede ser porque ‘las redes’ juegan un papel importante en el desarrollo de la historia, algo que la da un toque de actualidad y que, incluso, llega a ser divertido.

Las diversas relaciones afectivas que componen la película dan una buena idea de muchas de las características típicas que nos suelen marcar como PAS: la intensidad de las emociones, la entrega y la necesidad de caer bien, la reflexión profunda dando lugar a la preocupación, una tendencia al sufrimiento, la necesidad de pasar tiempo a solas y unas cuantas más. El ‘drama’ en ningún momento sale de proporción y encaja bien en la historia. Curioso e interesante son las imágenes introducidas de una manera como si fuera entre paréntesis, de diversos animales salvajes simbolizando la emocionalidad.

Cabe mencionar que el guión ha sido escrito por Elaine Aron.

Y sí, hay un final feliz y, también divertida.

Después del aplauso bien merecido, volvieron al escenario Elaine y Art para contarnos un poco más sobre el proyecto, y conocimos a algunos de los actores, la productora Diana Sinelnikova y el director Will Harper. Todos contaron un poco sobre sus experiencias y vivencias en relación con la película.

 

El futuro de la película

Si lees esto antes del 5 de febrero del 2020, estás a tiempo para comprar/alquilar la película en formato streaming. https://sensitiveandinlove.com/live-stream/  La verás en versión original SIN subtítulos.

Al final la película no se enseñará en cines, tal como era el plan original. Más que probable seguirá los pasos de su antecesor, ‘Sensitive, the untold story, y acabará como documental, pero para esto necesitará más trabajo y, también, las traducciones a diferentes idiomas. En cuanto al trabajo extra nos han contado lo siguiente: para que la peli pueda ser ‘documental’, los Aron ofrecerán un análisis de las diferentes escenas, explicando sobre las características del rasgo tal como vienen retratadas en las imágenes seleccionadas. Esto hará que el documental también será interesante para las personas que, sin ser PAS, quieren llegar a un mayor entendimiento del rasgo de la alta sensibilidad, también conocido como SPS o sensibilidad al procesamiento sensorial. En este momento no se puede decir cuánto tiempo van a necesitar para completar el documental y poder distribuirlo.

Para más información os aconsejo seguir a la página de facebook, dedicada a ambos documentales.

texto: Karina Zegers de Beijl

Traducción de la publicación (título):FAQ: Is Sensory Processing (or Integration) Disorder (SPD) the same as Sensory Processing Sensitivity (SPS)? Traducción autorizada por la Dra Elaine Aron a la APASE.

  • Autoría de esa publicación: Elaine Aron, Ph.D., Barbara Allen-Williams, and Jacquelyn Strickland, LPC
  • Fecha de la publicación: sin fecha
  • Sitio web de la publicación (acceso libre): The Highly Sensitive Person, de Elaine Aron, apartado de preguntas frecuentes (FAQ).
  • Traducido del inglés por Nicolás López (diciembre de 2019)

Respondidas por la doctora Elaine Aron, Barbara Allen-Williams y Jacquelyn Strickland ( ambas “certified HSP consultant”©, consultoras certificadas por la Dra Elaine Aron)

 

No, no son lo mismo, aunque es comprensible que se confundan. La sensibilidad de procesamiento sensorial (SPS, PAS, o persona altamente sensible) no es una enfermedad o trastorno ni un diagnóstico. Es un rasgo neutro de personalidad presente en el 20 % de la población humana y también en muchas especies no humanas, y es una ventaja de supervivencia en algunas situaciones, y no en otras. Esa estrategia de supervivencia consiste en procesar la información (estímulos) más a fondo que las demás, de lo cual hay numerosas pruebas. Esto puede sin duda llevar a la sobreestimulación y a posibles esfuerzos para protegerse a uno mismo contra ello. Sin embargo, la SPS no es un trastorno sino una estrategia razonable. Leer más

Aquí os dejamos la traducción del último newsletter de la Dra. Elaine Aron, en el cual nos habla sobre ‘Sensitive and in love’, su nueva película que tendrá su estreno en enero 2020, en Nueva York. El tema central de esta película es el concepto de la ‘susceptibilidad diferencial‘, cuyo concepto e importancia lo explica en el siguiente texto. La versión original en inglés se encuentra en el blog de su web, pincha aquí para el enlace. La APASE tiene el permiso personal de la dra Elaine Aron para traducir y publicar sus textos.

Creo no haber escrito lo suficiente sobre el tema de la susceptibilidad diferencial, que es un tema clave para poder comprender a las PAS y, también, para que las PAS puedan comprenderse a sí mismas. Con el concepto de la susceptibilidad diferencial –un tema bien investigado- nos referimos al hecho de que las PAS se ven profundamente afectadas por sus entornos, «para bien y para mal». Las PAS que han pasado por una infancia complicada o difícil tienen más probabilidad que otras de llegar a estar deprimidas, ansiosas o tímidas, mientras que aquellas con una buena infancia pueden florecer no solamente igual de bien que otras personas, sino incluso mejor que aquellas que no son tan sensibles: llegarán a sentirse más seguras y son menos propensas a estar deprimidas o ansiosas. Leer más

Aquí os dejamos la traducción del último newsletter de la Dra. Elaine Aron, recordando a nuestro querido y admirado Ted Zeff, y hablando sobre envejecer y la muerte. La versión original en inglés se encuentra en el blog de su web, pincha aquí para el enlace. La APASE tiene el permiso personal de la dra Elaine Aron para traducir y publicar sus textos.

Algunos de ustedes me han pedido que escriba sobre el envejecimiento y la muerte en relación con nuestro rasgo. Este parece ser el momento adecuado: como algunos de ustedes saben, Ted Zeff , nuestro héroe en su incansable trabajo para hombres y niños sensibles, así como todos las PAS, abandonó su cuerpo el 18 de agosto, después de una larga lucha contra el cáncer. Incluso durante ese período, y durante toda su vida, Ted se dedicó a otras personas altamente sensibles, escribiendo la Guía para personas altamente sensibles, The Strong, Sensitive Boy y The Power of Sensitivity , además de hacer tantos videos útiles, publicaciones de blog y entrevistas con los medios. Las PAS le extrañarán; Incluso si no lo conocías, su voz nos ha ayudado a todos. Leer más

Hace cinco años, a finales del 2014, la APASE (por aquel entonces todavía APAS), recibió un correo de la periodista Teresa Gray, pidiéndonos información sobre el rasgo de la alta sensibilidad. Teresa nos explicóque, desde Crónicas, un conocido programa de documentales de la 2 de RTVE, estaban interesados en realizar un programa monográfico sobre este rasgo, con el fin de darlo a conocer a un público más amplio.Como podéis imaginar, la propuesta nos encantó, ya que nuestro objetivo más importante era y es justamente ese: la divulgación de este concepto psicológico.

Crónicas nos pedía contactos en Madrid, pero la APAS estaba en Mallorca y allí era donde hacíamos los encuentros mensuales, cuando en la península aún no existía la gran actividad de diversos grupos (y profesionales) que hay hoy en día. Sopesamos posibilidades. En primer instante barajamos la opción de irnos un grupito a Madrid, pero, después de muchos correos y llamadas, Teresa nos hizo saber que habían podido arreglar el tema del presupuesto y ¡que vendrían con un equipo a Mallorca a grabarnos! Leer más

Desde la Asociación de Personas con Alta Sensibilidad de España, la aPASe, tenemos el gusto de invitarte a participar en las jornadas de la Alta Sensibilidad que celebraremos en Palma, los días 7 y 14 de febrero. Es una excelente oportunidad de introducir el rasgo a tu pareja, familiares, amigos, colegas…

El día 7 proyectaremos el documental «La sensibilidad al trasluz«, precioso documento grabado en gran parte en Mallorca, siendo uno de los documentales más vistos de la RTVE. Veremos en documental y después comentaremos entre todos, intentando contestar tus preguntas.

El día 14 proyectaremos el documental «Sensitive«, película sobre la vida y en trabajo de la Dra Elaine Aron, descubridora del rasgo de la Alta Sensibilidad. Este documental, que ha conquistado el mundo, está en VO inglés con subtítulos en castellano. Igual que el jueves día 7 habrá la posibilidad de hacer preguntas y de comentar.

Este evento, promocionado por la aPASe en colaboración de la Escoleta Pharos, será gratuito y nos encantaría poder recibirte. Las plazas son limitadas y se ruega reservar, ¡muchas gracias!

Reservas en: https://www.formfy.com/form/3404081

Fechas: 7 y 14 de febrero

Lugar: Escoleta Pharos, C/Primavera 6, bj (junto a la carretera de Valldemossa)

Hora: de las 19.00 hasta las 21.00h