Aquí os dejamos la traducción del último newsletter de la Dra. Elaine Aron, recordando a nuestro querido y admirado Ted Zeff, y hablando sobre envejecer y la muerte. La versión original en inglés se encuentra en el blog de su web, pincha aquí para el enlace. La APASE tiene el permiso personal de la dra Elaine Aron para traducir y publicar sus textos.

Algunos de ustedes me han pedido que escriba sobre el envejecimiento y la muerte en relación con nuestro rasgo. Este parece ser el momento adecuado: como algunos de ustedes saben, Ted Zeff , nuestro héroe en su incansable trabajo para hombres y niños sensibles, así como todos las PAS, abandonó su cuerpo el 18 de agosto, después de una larga lucha contra el cáncer. Incluso durante ese período, y durante toda su vida, Ted se dedicó a otras personas altamente sensibles, escribiendo la Guía para personas altamente sensibles, The Strong, Sensitive Boy y The Power of Sensitivity , además de hacer tantos videos útiles, publicaciones de blog y entrevistas con los medios. Las PAS le extrañarán; Incluso si no lo conocías, su voz nos ha ayudado a todos.

Pude visitar a Ted unos días antes de que muriera, en el ashram de San Ramón de Amma , que está a solo una hora de donde vivo. San Ramón es una parte rural del área de la Bahía de San Francisco, un lugar perfecto para este gran ashram, con sus edificios casi escondidos por robles y madroños. Escondido entre ellos esta el hospicio hogareño (quizás 10 habitaciones, en su mayoría desocupadas) donde Ted vivía y moría. Justo afuera de su ventana abierta había un gran jardín con una mezcla de árboles frutales, un huerto y flores, bien cuidado de manera informal, a mediados de verano, rural-California. A Ted le encantaba que su cama estuviera tan cerca de la naturaleza. ¡Tan PAS que era!

Tan pronto como entré en la habitación de Ted, me dijo que estaba en paz y rodeado de amor. Pero no necesitaba decírmelo. Podía sentirlo de él y verlo en aquellos que conocí que lo cuidaban con amor. Principalmente creo que estos eran otros devotos de Amma que claramente eran amigos suyos desde hace mucho tiempo. Una querida sobrina acababa de irse y regresaría pronto para ayudar con su cuidado, y su hijo también estaba cerca. Pocas veces le había visto tan feliz.

Las visitas seguían viniendo, muchas de ellas gente de la India, pero él les pidió esperar para que él y yo pudiéramos pasar un tiempo juntos. Claramente, no solo era amado, sino muy respetado por todos los presentes. De hecho, la misma Amma le había llamado esa mañana desde la India, diciéndole que estaba con él y que pronto caminarían por el jardín. Ambos sabíamos que el jardín era la forma física de esa otra realidad de la que hablaba Amma, solo para él. Ted era muy querido por ella (su nombre en la comunidad de Amma era Dayalu, que significa compasivo o amable).

Hablamos sobre la conferencia de hombres altamente sensibles el próximo marzo. Lamentaba mucho que se lo perdiera, pero se rió y me aseguró que estaría allí. Dije que pondríamos una foto de él en una mesa junto al podio y le dedicaríamos el fin de semana. (Más tarde, yo y Will Harper, director de Sensitive the Untold Story y Sensitive and in Love , decidimos declarar el 2020 el año del Hombre Altamente Sensible, en parte en su honor. Pude transmitir este mensaje a alguien que le contó a Ted en un momento momento en que podía escucharlo.)

Nunca habíamos hablado mucho sobre la importancia para cada uno de nosotros, de nuestro camino espiritual. Pero fue dulce compartir eso ahora, mientras meditábamos juntos durante unos 15 minutos. Sabíamos que nos habíamos encontrado en ese lugar de unidad que es el objetivo de todas las prácticas espirituales.

Envejecimiento, muerte y HSP

Varias veces me han pedido que escriba algo sobre el envejecimiento cuando siendo una persona altamente sensible. Siempre sentía que no tenía mucho que decir al respecto. En mi experiencia, cada individuo simplemente se vuelve más de lo que es a medida que van envejeciendo, siendo cada vez menos «solamente una PAS». Incluso con demencia, algo único y característico permanece, al menos en aquellos que he visto declinar.

No obstante, hay algunas cosas que puedo decir en general. La investigación dice que la mayoría de las personas, Altamente Sensible o no, si tienen una salud razonable, son más felices en su vejez de lo que los jóvenes esperan que sean. Ayuda tener conexiones sociales fuertes, una vida mental y física activa, y un sentido de algún significado o propósito (tal vez nietos, trabajo voluntario o estudio).

Si bien los recursos suficientes para estar cómodos son importantes para todos, creo que esto es más importante para las PAS, ya que los recursos adecuados les permiten vivir en un entorno de baja estimulación, tal vez cerca de la naturaleza o donde quieran (¡sin ruido a través de las paredes o el techo! ); comprar la comida que más les convenga; y en general hacerse cargo de su cuidado personal.

Note que no dije suficiente dinero, pero suficientes recursos. El dinero es un recurso, pero hay otros recursos importantes en los que conviene invertir a lo largo de la vida o que uno tenga la suerte de tener. Uno es tener una familia en la que realmente te sientes a gusto y te hace sentir feliz pertenecer a ella, y ser ayudado por sus miembros cuando sea necesario, y ellos, por su parte quieran ayudarte, incluirte, amarte y cuidarte.

Hoy día existen grupos de personas mayores que juntan sus recursos formando «pueblos» o cooperativas (en una comunidad pero no necesariamente viviendo codo a codo) y uniendo sus recursos sociales (amistades, clubes de lectura, enseñanza y cursos, etc.) y su información colectiva. sobre servicios locales útiles (médicos, técnicos informáticos, limpieza de casas, etc.). Por lo general, también disponen de algún plan para la atención al final de la vida.

Ted tenía otro recurso, el resultado de sus años de trabajo para Amma, lo que le permitió vivir y morir en una comunidad amorosa y afectuosa. Sabemos que  en todas las comunidades existen tensiones, pero como él lo expresó, trabajar en esta funcionó para «pulir las piedras». Así que también le ayudó en su crecimiento personal y de su vida espiritual. Es ideal para las PAS cuando podemos hacer el trabajo que amamos, siguiendo nuestra vocación, generalmente sirviendo a otros, y al mismo tiempo crecer personalmente mientras acumulamos los recursos que se necesitan más adelante en la vida. Su dedicación a servir a las PAS sin duda contribuyó también a la creación de sus recursos financieros y sociales.

Una forma más de envejecer es “montando el tigre”. El tigre es el incesante paso del tiempo, que planea devorarnos. Pero si encontramos una manera de usar ese tiempo para crecer con cada día que pasa, estamos aprovechando ese tigre hambriento para nuestro propio propósito. Entonces, ¿qué pasa si las partes de nuestro cuerpo envejecen siempre que nuestra parte espiritual esté creciendo? Entonces tal vez cuando «dejemos caer nuestro cuerpo», tal vez algo más nos levante. Este podría ser el último plan de pensiones.

©Elaine N Aron

La foto está tomado en la formación por parte de Elaine Aron de sus consultores, realizada en marzo del 2018

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *