Este es el último artículo de Esther Bergsma, coach y especialista en el tema de la Alta Sensibilidad, y diseñadora de la encuesta laboral internacional  en colaboración con la APASE (asociación de personas con alta sensibilidad de España) que publicamos hace unos meses. Gracias, Esther, ¡por tu labor importante! Dentro de poco publicaremos su encuesta internacional sobre niñosPAS. Esperemos que estos artículos les hayan gustado y que les hayan aportado en el entendimiento personal y/o de sus colegas.

 

Existen muchos motivos por los cuales las personas eligen un trabajo y se quedan en la misma empresa durante mucho tiempo. Para algunos puede ser la elección evidente después de haber terminado el bachillerato o la carrera. Eligen algo relacionado con lo que acaban de estudiar. Otros prefieren ampliar horizontes y optan por aventurarse en (muchos) otros trabajos, empleos y tareas. Otro motivo, tan válido, para buscar puede ser el dinero, el coche u otros beneficios que vienen con un determinado empleo. El despacho de la esquina o la promesa de viajar por todo el mundo. Todos contienen algo que pudiera llamarle la atención a la persona con alta sensibilidad, pero para que esta se sienta bien en su trabajo no puede faltar un objetivo que es compartido por la gran mayoría de personas con este rasgo: su trabajo tiene que tener sentido.

A las 5500 PAS del mundo entero que participaron en nuestra encuesta laboral, les hicimos la pregunta, ¿qué te gusta en el trabajo, y ¿qué no? En los artículos anteriores ya compartimos algunos de los resultados de la investigación.

Vimos que tres de cada cuatro PAS han sufrido o están sufriendo un burn-out y que para un 40% no pasa ni un solo día en que no se sientan agobiadas por lo menos una vez. Sabemos que lo que más agobia son las situaciones sociales ya que causan un desequilibrio a nivel físico y, sobre todo, en lo mental y emocional. Muchas PAS no se sienten (suficientemente) valorados por el trabajo que hacen.

También sabemos que las PAS traen muchas cualidades positivas al trabajo: un sentido de responsabilidad, lealtad, una elevada intuición, una mentalidad abierta, empatía, disposición de ayudar, un pensar creativo, ojo por el detalle con, al mismo tiempo, la capacidad de ver el panorama completo. O sea, la pregunta es, ¿qué es lo que necesita la PAS en su lugar de trabajo, y cuáles son las circunstancias o condiciones que le restan energía, ganas e interés en lo que hace?

 

Las condiciones laborales

Empecemos con las condiciones laborales que a las PAS les hacen el trabajo difícil hasta imposible. En la encuesta presentamos una lista con las siguientes opciones para marcar: mal ambiente, oficina de un gran espacio abierto, ruido constante, no tener autonomía personal, trabajo emocionalmente agotador, trabajo mentalmente agotador, trabajo físicamente pesado y agotador, trabajo complejo, trabajo sin sentido, trabajo rutinario, no tener tarea suficiente, exceso de tareas, presión de tiempo, poca interacción social, instrucciones sin claridad, exceso de reglas, inseguridad laboral.

Ruido constante: Una de las circunstancias laborales fue bastante obvia, la del ruido constante. Ruido ininterrumpido como taladros, música o voces hablando, hace que un 55% de las PAS encuestadas no pueden hacer su trabajo. Aunque la mitad de los encuestados en cada uno de los países en los cuales se realizó la encuesta menciona este tema, no era el factor principal en cada país.

En Rusia vemos cómo un 71% dice que no puede con un trabajo sin sentido, mientras allí solamente un 47% se ve más que molesto por el ruido constante. Para los participantes de Italia y de Brasil el tema que más pesa es un trabajo emocionalmente agotador (60% y 52%), mientras los encuestados en España y Holanda han contestado que para ellos lo peor en el trabajo es el mal ambiente. Un mero 2% de las PAS dice no sentirse molesto por ruido constante.

Trabajo sin sentido: Trabajo sin sentido ocupa la segunda posición en la lista. Lo que más les preocupa y molesta a la mayoría de las PAS no es el agotamiento físico, emocional o mental, sino tener la sensación que su trabajo carece de sentido. Las PAS no trabajan por su propio bolsillo, sino que quieren contribuir. Alrededor de un 50% no aguanta un trabajo sin sentido, y cómo vimos más arriba, esto es especialmente así para las PAS rusas.

Mal ambiente: En tercer lugar figura el mal ambiente. Ya hemos visto que un ambiente malo o tóxico es insoportable para la gran mayoría (95%), pero de estos un 48% llega hasta el extremo de no poder trabajar en un entorno emocionalmente malo. La otra mitad se siente muy molesta, pero no tanto hasta el punto de realmente no poder soportarlo. Lo que más molesta y afecta son las interacciones negativas dentro del equipo, algo que, para muchos son imposibles de ignorar. Sabemos que las PAS, aparte de ser empáticos, son expertos (involuntarios) en captar el estado emocional ajeno. Un porcentaje inferior a 1% dice no sentirse molesto en absoluto por un ambiente tóxico.

 

¿Qué les ayuda a las PAS?

Para entender cuáles son los aspectos que contribuyen a circunstancias laborales óptimas, los participantes de la encuesta podían marcar las siguientes opciones: ambiente agradable, espacio tranquilo, despacho propio, una clara descripción de la tarea, autonomía, trabajo con desafío, trabajo con sentido, posibilidad de ser creativo, mucha interacción social, formar parte de un equipo, variación de tareas, posibilidad de emplear los propios talentos, oportunidades de formación, oportunidad de hacer carrera, horario laboral flexible, suficiente tiempo libre.

Ambiente agradable: Un ambiente agradable es el punto con el porcentaje más alto. Un 64% de los participantes decían que para ellos es esencial. Aquí, sin embargo, vemos una pequeña diferencia a nivel mundial: En los EEUU el punto con más peso (66%) es trabajo con sentido, mientras que el ambiente agradable llega a un 56%. En Finlandia llama la atención que un 75% considera que lo más importante es suficiente tiempo libre, contrario al promedio de los otros países, un 63%.

Trabajo con sentido: En el segundo puesto del ranking vemos la opción de ‘trabajo con sentido’ – un 62% solamente aguanta su trabajo si es un trabajo con sentido. ‘Con sentido’ puede significar muchas cosas como, por ejemplo, que tiene un efecto social. Las PAS, por su carácter empático y su integridad, suelen buscar poder contribuir a un mundo mejor. Aparte de eso, sin embargo, las PAS buscan tareas con sentido. Nadie quiere estar reunido durante horas y horas, hablando sin que se llegue a tomar decisiones. Tampoco gusta trabajar en un proyecto que, en última instancia, llega a parar en un cajón. Nadie quiere esas cosas, pero para una PAS esto equivale a perder el tiempo y la energía, aparte de ser un motivo para perder la ilusión, decepcionarse y llegar a quemarse (burn-out). Para muchos también es un motivo para dejar el trabajo. Ahora, si a una PAS le das un trabajo con sentido, un trabajo que contribuye a un mayor bien, darán todo de sí – y más.

Suficiente tiempo libre: La tercera posición de la lista de opciones ocupa el hecho de poder disponer de suficiente tiempo libre (57%). Aquí vemos una correlación con el tema de la falta del equilibrio. Las PAS necesitan más tiempo para descansar. Poder disponer de tiempo libre es una buena manera para mantener un equilibro. Viendo las respuestas de los participantes, creo que podemos decir que para las PAS en general, sería mucho más beneficioso un horario laboral bien distinto, con más libertad y flexibilidad y menos horas. A lo mejor hacer parte del trabajo en casa. Es difícil en general, por no decir (casi) imposible en España, pero para la salud de la PAS sería imprescindible. Una PAS sana rinde mejor que nadie en su trabajo.

Mini pausas: Está claro, en la mayoría de los trabajos es imposible tomarse una pausa siempre y cuando la necesitas. Como maestra no podrás abandonar el aula. Como chófer de autobús con un esquema estricto no podrás llevar tu bus a un parking. No puedes decir a un cliente que espere por su pedido. Pero a lo mejor existen otras maneras para combatir el estrés, como la práctica de la mini-pausa – por ejemplo yendo al baño y hacer unas cuantas respiraciones…

Lo que llama mucho la atención es que, a la mayoría de las PAS, ganar mucho dinero no les importa tanto (solamente un 11% indica que para ellos es un factor determinante), aunque justamente en España, Brasil y Rusia, resulta que ganar dinero importa más (47%, 42% y 32%). (Evidentemente existe una relación directa entre en coste de la vida y el sueldo mínimo en estos países – nota del traductor).

 

¿Qué necesita la PAS de sus jefes?

Las opciones para marcar para esta pregunta eran: libertad para hacer mi trabajo a mi manera, instrucciones claras, ser inspirado por parte del jefe, atención personalizada, cumplidos y valoración, comprensión, recibir feedback, un salario adecuado, un salario elevado, reglas claras, valorar/fomentar compañerismo en el equipo, corrección de comportamiento inaceptable de compañeros, horario flexible, posibilidad de trabajar desde casa.

Comprensión: 84% de los participantes indicaron que para ellos lo más importante es que su jefe les comprenda – la opción más marcada. En segundo lugar (75%) viene el deseo de tener un horario flexible, un puesto compartido con el deseo de tener más tiempo libre y la posibilidad de coger pausas en momentos de agobio. Un 72% desea recibir feedback, mientras que un 71% dice sentir la necesidad de libertad para hacer las tareas a su manera, y en quinta posición (70%) viene la necesidad de obtener instrucciones claras.

Dime qué esperas de mi y dame feedback: Las PAS quieren saber si hacen bien su trabajo. El cerebro de una PAS funciona de tal manera que la persona está atenta al contexto social. De la investigación de Bianca Acevedo sabemos que, en las PAS, las zonas del cerebro implicadas en el procesamiento del propio yo versus el otro, están más activadas que en las no-PAS. Necesitamos saber qué es lo que los jefes esperan de nosotros, y necesitamos que nos digan cómo lo hacemos, cómo nos valoran. Al mismo tiempo somos más que capaces de hacer lo que quieran que hagamos. No hace falta que nos expliquen el ´cómo’, lo único que necesitamos escuchar es el ‘qué’. El jefe que dé un poco de margen o libertad a su empleado no será decepcionado. En el artículo anterior vimos lo confiables que son las PAS. Y cuando se les pregunta, un 81% dice que son buenos en lo que hacen, y un 59% dice tener la sensación de hacer más trabajo de lo que se suele saber o percibir.

 

¿Cómo sería la colaboración ideal entre la PAS y sus compañeros?

Tanto como en la relación con su jefe como en la relación con sus compañeros, un 82% indica que lo que más le importa es que le entiendan. Este porcentaje va seguido por un 70% que valora un compañerismo basado en ayuda y apoyo mutuo, pero también el hecho de poderse fiar los unos de los otros. Poder decir lo que se piensa también recibe un 70%.

Aunque es beneficioso tener a PAS en el equipo – ya que son trabajadores natos y se ocupan mucho por el bienestar de sus colegas- muchas de ellas mismas prefieren trabajar a solas: un 43% dice preferir realizar sus tareas en soledad. Solamente un 29% se siente mejor realizando tareas en equipo. Un 9% dice que su ideal sería no tener compañeros de ningún tipo.

Salidas laborales, cenas y similar, solamente son valoradas por un 13%, o sea, si eres jefe y lees esto – para las PAS en tu equipo, esto no es la manera de intentar de mejorar el ambiente. A solamente un 32% les gusta comer en compañía de los colegas y un mismo porcentaje dice que esto le sobreestimula.

 

Conclusión

Lo que la PAS necesita más que nada es la posibilidad de contribuir a un mundo mejor por un lado, y, por otro, una flexibilidad en el horario para mantener su equilibrio a nivel físico, emocional y mental. No aguanta trabajar en un ambiente tóxico y algunos llegan a enfermarse o se van. Prefieren un entorno laboral en el cual se sienten valorados y comprendidos. Les gusta pasar tiempo con sus compañeros, pero no les obligues a hacerlo ni de formar parte de un grupo. En lugar de eso, permíteles elegir a quienes quieren como compañía y de qué manera. Haces esto, y tendrás un colega maravilloso, feliz, sano y trabajador.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *