Segundo artículo de Esther Bergsma, traducido al castellano. Aporta más información sobre los resultados del test internacional sobre el trabajo. Para ver el artículo original en inglés, pincha aquí.

La mayoría de la gente empieza un nuevo trabajo con mucho entusiasmo, con el deseo de contribuir a algo, con ganas de enseñar los propios conocimientos y añorando aprender cosas nuevas. Lo mismo nos pasa a las PAS. Nos lanzamos y damos lo mejor de nosotras. Sin embargo, aportamos algo más, algo muy valioso para equipos y empresas: la sensibilidad hacia las necesidades de otras personas, la capacidad de percibir cada detalle y, al mismo tiempo, una consciencia de los objetivos generales. Tristemente son justamente estas cualidades las que pueden llevarnos a fracasar, resultando en un desequilibrio que causa estrés y, a la larga, un burn-out.

Desequilibrio
Según Maslach (1998), el burn-out es un estado de agotamiento emocional, en combinación con una despersonalización y una reducción de la realización personal. Hoy día la descripción también incluye agotamiento físico y cognitivo.
Existen diferentes opiniones en cuanto a la causa del burn-out:
1. La teoría de las demandas y los recursos laborales (Bakker, Demerouti, Schaufeli, 1999) explica que la falta de equilibrio entre las demandas laborales por un lado y los recursos existentes por otro contribuyen al burn-out.
2. El modelo Esfuerzo-Recompensa (Siegrist, 1996) supone que la persona necesita sentir que la recompensa que recibe está en equilibrio con su esfuerzo. Esta recompensa puede ser financiera pero igualmente puede ser inmaterial. Mientras la persona tenga la sensación de que su esfuerzo está recompensado, su salud no se verá afectada.
3. La teoría del Esfuerzo-Recuperación (Meijman, 1989) dice que cada esfuerzo necesita recuperación. Esfuerzo sobre esfuerzo produce un estrés crónico, lo cual puede resultar en burn-out. Parece ser que un desequilibrio en medios, valoración o en la misma actividad juega un papel importante.
Los resultados de nuestra encuesta internacional no dicen nada sobre la causalidad; no nos ofrecen la posibilidad de determinar qué situación causó un burn-out. Pero lo que sí podemos comentar es lo que las PAS opinan sobre su trabajo y sobre cómo se sienten. Veamos algunas de estas opiniones:

Valoración
Si se pudiera destacar una característica de las PAS, sería su gran corazón. Nada más percibir una injusticia, en seguida entran en acción para rectificarla. ¿Un colega se está viendo superado por la carga laboral? La PAS se queda el tiempo que haga falta para echar una mano. ¿Hay presentaciones que requieren más detalles o recursos? Las PAS no dudan ni un momento en señalarlo ni en hacer un trabajo extra para buscar la información que falta. Son extremamente honestas, comprometidas y fieles.
Ser empático es una cualidad preciosa, pero el tiempo extra ofrecido por la PAS no siempre es valorado.
‘Siento que doy más de lo que recibo (de mi jefe)’ es un tema del que se queja un 62% de las PAS.
‘Siento que ellos no se dan cuenta de todo lo que trabajo’, dice un 58% de las 5.550 PAS encuestadas.
Es posible que un jefe solamente recompense el trabajo que él pueda ver y que no sea consciente de la cantidad de trabajo extra que se ha realizado. Este es un problema que a muchas PAS les suena familiar: cómo hacer que la totalidad de su esfuerzo sea percibida. No olvidemos que no son solamente los resultados y las ganancias lo que hace grande a un equipo o a una empresa. Para que un equipo sea exitoso hacen falta colaboración, armonía y un ambiente positivo.
Otra explicación podría ser que a las PAS les cuesta reclamar el reconocimiento a sus logros y no dicen nada cuando son sus colegas los que reciben ese reconocimiento. Este podría muy bien ser el caso ya que un 51% dice que le cuesta defenderse a sí mismo, además de que un 15% sufre acoso en el trabajo.
‘Empecé con mucha motivación para marcar la diferencia, pero acabé desilusionado’ es verdad para un 60%.
En este caso, vemos cómo la falta de equilibrio ya ha resultado en un estado de desilusión. Posteriormente, la desilusión puede derivar en agotamiento emocional, una de las principales características del burn-out.

Actividad versus descanso o recuperación
Gerstenberg (2012) solicitó a un número de PAS y de no-PAS encontrar los símbolos que estaban escondidos en una imagen. Las PAS tenían mejores resultados: necesitaron menos tiempo para encontrar los símbolos y eran más precisas. Pero, eso sí, acabaron más estresadas.
Por el hecho de que las PAS procesan la información de una manera más profunda, sufrirán más estrés a la hora de realizar una tarea. Visto desde la teoría del Esfuerzo-Recuperación, las PAS necesitan tomar más pausas. Antes de empezar con la siguiente tarea, necesitan relajarse y reducir sus hormonas del estrés. Lo que pasa, sin embargo, es que, por ser tan responsables, acaban trabajando más que otros. Para las PAS es muy importante tomar pausas y descansar lo suficiente. La encuesta evidencia que es un tema que les cuesta mucho.
Un 53% confirma que ‘No cojo pausas’, y un 57% dijo ‘No cojo suficientes pausas/días libres’. Algunos incluso llegaron a desarrollar una peligrosa manera de combatir el cansancio: ‘Cuando estoy cansado simplemente me esfuerzo más’, lo cual es una manera de ignorar las señales de agotamiento. Paradójicamente es cierto que cuando trabajas más te sientes mejor, sí, pero esto es gracias a la adrenalina que se libera. Las hormonas del estrés te ayudan a seguir trabajando incluso cuando estás cansado. El estrés crónico agota tus niveles de energía. Y luego, de repente, llega el día en que te encuentras tan cansado que ya no puedes hacer nada y te sorprende haber llegado al punto de estar quemado, al burn-out. Pero, ¿realmente es una sorpresa?

Sobreestimulación
Ahora que sabes algo sobre desequilibrio y burn-out, ¿cuál crees que es el factor que a las PAS nos hace perder el equilibrio? ¿La falta de valoración? ¿Mucho trabajo sin pausas? ¿O depende de la vida personal?
En la encuesta casi todos los participantes marcaron más de una opción. Una tercera parte del grupo marcó la falta de apoyo de la familia. La mitad marcó que dependía de la propia personalidad. Pero la causa más importante para llegar al desequilibrio y luego al burn-out para la gran mayoría es la sensación de estar agobiado en el trabajo.
Las PAS son conscientes de sutilezas en su entorno. Esto puede ser una gran ventaja, por ejemplo a la hora de percibir las necesidades de la gente -especialmente si trabajas en el área de la salud, en el ámbito de la educación o si trabajas con clientes en general-. También te puede ser útil cuando hay que calcular riesgos o para detectar errores en cálculos o planes. Pero ¿cómo puedes estar seguro de que tus colegas sean capaces de detectar las sutilezas que necesitan notar y al mismo tiempo no saturarte con la gran cantidad de otros detalles que carecen de importancia?
En el siguiente blog hablaré sobre las situaciones que llegan a agobiar a un 20% de los empleados.

Primer artículo: Alta Sensibilidad y burn-out

3 comentarios
    • juana jesus brito
      juana jesus brito Dice:

      Hola, el por qué no tiene respuesta. Lo importante es conocer cuales son mis fortalezas y cuales mis debilidades

      Responder
  1. juana jesus brito brito
    juana jesus brito brito Dice:

    Los PAS, somos personas que necesitamos compartir, sobre todo con otro/a PAS, a mi me gusta más personalmente, el ordenador me agota.
    Estamos en contacto
    Saludos

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *