Investigaciones PAS

9 de febrero de 2022, por Elaine Aron

 

He mirado el sitio web y me he dado cuenta de que desde 2017 no he escrito ninguna entrada de blog sobre investigación. Mis sinceras disculpas. En este momento apenas puedo mantenerme al día, porque hay muchos trabajos de investigación sobre alta sensibilidad (también conocida como sensibilidad en el procesamiento sensorial, que por cierto nada tiene que ver con el trastorno en el procesamiento sensorial). Ni siquiera conozco a la mayoría de los investigadores, que están por todo el mundo, desde Japón hasta Turquía. El que haya tanta investigación publicada significa que ahora hay un amplio interés en este asunto. ¡Corren buenos tiempos!

En esta entrada de blog resumiré algunas investigaciones recientes, y en futuras entradas me ocuparé de trabajos anteriores, de entre 2018 y 2020.

 

Problemas inevitables de la investigación en PAS

Con el aumento de la investigación surgen problemas inevitables, en cuanto que a veces se tiende a inducir a una impresión más negativa de las personas con alta sensibilidad (PAS) de lo que es correcto. Es decir, hay un prejuicio que lleva a suponer que las PAS tienen problemas, prejuicio que parece confirmarse por dos razones.

  1. Casi ningún trabajo contempla la susceptibilidad diferencial: el que como adultas PAS con un una niñez difícil tienen más problemas que otras, pero con buena niñez tienen menos problemas, y de hecho crecen bien. Este es el resultado lógico de ser sensible al entorno. No sabemos el porcentaje de adultos PAS que han tenido una buena niñez, y es probable que no sea la mayoría porque sus padres desconocían por completo el rasgo. Así pues, si se hace un promedio del conjunto de las PAS podría dar la impresión de que más bien tienen problemas, como parte de la investigación parece indicar. Pero con esto en realidad se pasa por alto la «sensibilidad ventajosa», todo lo bueno que conlleva ser PAS, especialmente cuando se crece en un buen entorno. De la importancia de entender la susceptibilidad diferencial ya se habló en otro artículo del blog.
  2. Problemas con la escala PAS y su próxima actualización: La segunda razón para este sesgo un tanto negativo es la escala PAS (la versión de investigación algo más extensa de la autoevaluación PAS que hay en el sitio web). La escala original se creó a principios de los años 90, en los comienzos de nuestra investigación. Con el paso de los años tuvimos que reconocer problemas en ella, principalmente que casi todos los ítems tratan sobre algo negativo, o que su formulación es negativa: me abrumo con facilidad, me siento incómodo con…, me molesta cuando…, me pongo nervioso cuando…, me esfuerzo mucho para no cometer errores, me excito desagradablemente…, etc.

Aparte del problema de las formulaciones negativas, la escala actual es también desfavorable porque casi toda ella trata sobre verse fácilmente sobreestimulado y mide muy poco los demás aspectos del DOES: profundidad de procesamiento, empatía/receptividad emocional, y ser sensible a los estímulos sutiles. Sabemos que la ‘O’ del DOES es el único problema de ser PAS, ¡pero es evidente que los ítems acerca de la sobreestimulación han acaparado la medida!

 

Lógicamente el énfasis negativo ha llevado estudio tras estudio a concluir que las PAS son más ansiosas, deprimidas, expuestas al síndrome de desgaste profesional, etcétera, etcétera. Grrr. Estaría bien que los investigadores preguntaran sobre la niñez, para que pudieran observar la susceptibilidad diferencial; o incluso que mencionaran la susceptibilidad diferencial como un posible factor en sus resultados. Pero esto apenas ocurre, y como resultado están apareciendo una y otra vez estudios deficientes.

Así pues estamos creando una nueva escala que mida todo lo que falta. Hay un grupo de nosotros trabajando en ella. Juntos hemos redactado nuevos ítems, los hemos testado y seleccionado los que parecen ser los mejores 60. Y ahora estamos reduciendo la lista a los más sobresalientes de entre ellos. Habrá una correlación adecuada con la medición antigua (ser similares estadísticamente), como debe ser, porque la antigua escala PAS distingue a las PAS de las demás y muestra, por ejemplo, sus diferencias cerebrales en las tareas, o en qué medida se comportan de manera distinta en los experimentos.

 

Estudios recientes en PAS (menos afectados por los problemas descritos)

Puedes encontrar los resúmenes de estos artículos en Google Académico, copiando y pegando el título (está entrecomillado, después del número que le precede). Cuando encuentres el resumen, si hay algo a la derecha haz click ahí y puede que aparezca el artículo completo. Si solo hay un resumen, probablemente el artículo completo tenga un coste elevado, pero quizá tu biblioteca local te lo pueda conseguir, o cualquier biblioteca universitaria a la que tengas acceso.

  1. En el estudio «Sensory processing sensitivity behavior moderates the association between environmental harshness, unpredictability, and child socioemotional functioning» se descubrió que los niños de más de dos años (de unos tres en adelante) que puntúan alto en SPS (Sensibilidad en el Procesamiento Sensorial) en comparación con los que no tienen el rasgo, si vivían en un entorno familiar impredecible eran más propensos a convertirse en lo que podríamos denominar «difíciles de tratar»: se pelean, golpean y muestran resentimiento (estas son las denominadas conductas exteriorizadas, y hay que tener en cuenta que se trata de niños muy pequeños). Por otro lado, los que puntuaron bajo en SPS no se vieron especialmente afectados por la impredecibilidad en el hogar. (La SPS se midió por las conductas de los niños en un estudio de laboratorio, no mediante la escala de PAS.)

La «impredecibilidad» se midió por la frecuencia con que habían ocurrido cosas como la enfermedad o la muerte en la familia, o mudanzas, separación o divorcio de los padres, o un cambio de cuidador principal. La crianza severa no afectó a los menores con alta sensibilidad de forma distinta que a los niños sin alta sensibilidad.

Este efecto de impredecibilidad surgió en otro trabajo, en el cual los niños y niñas con alta sensibilidad en educación infantil se vieron más afectados por la crianza impredecible, pero no más afectados por una «mala» crianza (tal como la de padres demasiado permisivos o autoritarios). Parece ser que los niños y niñas con alta sensibilidad pueden acostumbrarse a casi todo, salvo al cambio constante. Esto también puede que sea cierto en tu caso.

En resumen: tal vez quieras ocuparte de aprender a esperar el cambio (¡lee algo sobre budismo!), para planear cómo afrontarás uno cuando sepas que va a ocurrir (una mudanza, por ejemplo), y aceptarlo o lamentarlo cuando sea preciso. «No hay cambio sin pérdida; no hay pérdida sin algo de dolor.» Por encima de todo recuerda que, como PAS que eres, es normal tener esas fuertes reacciones al cambio.

En otra entrada del blog ya hablamos sobre «La impermanencia y la persona con alta sensibilidad».

 

  1. Este es bueno: «Sensory processing sensitivity predicts performance in an emotional antisaccade paradigm.» Os imagino rascándoos la cabeza con este. ¡¿Qué es eso?! Una respuesta breve es que es una medida de la capacidad para hacer una pausa antes de actuar, en este caso una pausa con los ojos. Te dan a ver un punto y este comienza a moverse. Y te dicen que, o bien sigas el punto (movimiento prosacádico), que es la acción natural, o que mires en dirección opuesta a la que se mueve (movimiento antisacádico), instrucción esta última que obedeces más lentamente porque has de hacer un esfuerzo. Esta requiere una muy buena función «ejecutiva» del cerebro. En este estudio se utilizaron como objetos tanto puntos como rostros.

Las PAS fueron más ‘precisas’ que las demás, en cuanto que a la indicación de mirar en dirección opuesta mostraron un tiempo de reacción menor que el promedio. No obstante, esto solo fue así cuando en lugar de a puntos respondían a rostros con expresiones emocionales, y especialmente cuando los investigadores compararon la respuesta a rostros neutros frente a la respuesta a rostros tristes. Por cierto, estos resultados no guardaban ninguna relación con el estado de ánimo de los sujetos en ese momento.

En resumen: puedes estar más seguro si cabe, de que tú y otras PAS procesáis las cosas, especialmente la información social, con más cuidado y precisión a un nivel profundo (no solo pensando más en la tarea sino que, cuando se pide hacerla rápidamente, realizarla mejor de forma automática). Esto contrasta con las personas que tienen esquizofrenia, TDAH o autismo, de las cuales en otros trabajos se concluyó que tienen tiempos de reacción más lentos al hacer esas tareas.

 

  1. En el estudio «Sensory Processing Sensitivity Moderates the Relationships Between Life Skills and Depressive Tendencies in University Students» se analizó qué habilidades para la vida diaria (toma de decisiones, relaciones interpersonales, comunicación y afrontamiento emocional) se asociaban a una menor depresión, y se halló que para las PAS, comparadas con otras, el afrontamiento emocional era la habilidad clave. (Las escasas habilidades para las relaciones interpersonales van unidas a la depresión en todas las personas; la deficiencia en las habilidades de toma de decisiones ‒no es de extrañar‒ va unida a quienes puntúan bajo en SPS.)

En resumen: si tienes tendencia a deprimirte, céntrate en tus habilidades de afrontamiento emocional.

 

  1. «Sensory-processing sensitivity and COVID-19 stress in a young population: The mediating role of resilience.» Los resultados no sorprenden demasiado. Las PAS se vieron «un poco» más negativamente afectadas por la pandemia (obviamente el principal factor son las circunstancias en que una se encuentra, no el temperamento). Sin embargo esto no fue así cuando las PAS tenían niveles de resiliencia adecuados, medidos con una escala de seis ítems, con ítems tales como «Suelo recuperarme con rapidez después de pasar una mala situación.» y «Tardo poco en recuperarme de un acontecimiento estresante.» Este es sin duda, al menos en parte, el resultado de que los adolescentes con alta sensibilidad hayan tenido una crianza más positiva, una vez más debida a la susceptibilidad diferencial ante buenas y malas circunstancias.

En resumen: cuando te pregunten qué tal se desenvuelven las PAS durante la pandemia puedes decir que, según un estudio con adolescentes, por término medio les va más o menos como a las demás, quizá un poco peor algunas veces, pero un gran número de ellas muestran una mayor resiliencia que otras, probablemente a causa de la susceptibilidad diferencial, es decir, que se ven más afectadas por este hecho, es cierto, pero también por cualquier otro, incluido un entorno positivo en el hogar.

 

  1. «The role of sensory processing sensitivity and analytic mind-set in ethical decision-making.» Los investigadores manipularon la ‘actitud’ dando a los participantes un problema ético para que o bien lo analizaran en profundidad (actitud de deliberación) o se centraran en hallar una solución práctica y concreta (actitud de ejecución). No sorprende que las PAS lo hicieran mejor en la actitud deliberativa, «lo cual les permitía resolver el problema usando su enfoque innato de solución de problemas». Las personas que no tenían el rasgo lo hicieron mejor en la actitud ejecutiva. «Los resultados hacen pensar que las intervenciones éticas no deben consistir en “café para todos”, y que deben tener presente las tendencias de resolución de problemas innatas de la persona.»

En resumen: esto obviamente valida la característica de la profundidad de procesamiento de nuestro rasgo. Para mí este estudio significa también que la idea está saliendo a la luz, junto con el estupendo consejo de que, cualquiera que sea la situación, no sirve el «café para todos».

 

  1. «Experiences of Adults High in the Personality Trait Sensory Processing Sensitivity: A Qualitative Study.» Este estudio es exactamente lo que dice: resume entrevistas en profundidad, hechas por investigadores experimentados y basadas en todo lo que en la actualidad sabemos sobre el rasgo, pero aportando una información más detallada, sugiriendo nuevas hipótesis para promover el bienestar caso de ser PAS.

En resumen: podría valer la pena leerlo.

 

Es admirable ver tanta investigación. Si utilizas Google Académico accederás a mucha más. Pero no animo a hacerlo, porque hay que saber leer los detalles para detectar cualquier fallo (que por lo general lleva a la conclusión de que las PAS son peores que otras en algún sentido sin haber observado la infancia u otros factores estresantes actuales). Pero en fin, las cosas están yendo bien. Cuanta más investigación haya, más se debatirá sobre la alta sensibilidad en años venideros como parte de la formación profesional de docentes, terapeutas y personal médico. ¿No sería maravilloso?

 

____________________________________________________________

Sobre la publicación del artículo original:

____________________________________________________________

Puedes encontrar otros resúmenes de investigaciones realizadas en el blog:

15/01/21 La investigación sobre la sensibilidad: pasado, presente y futuro.

26/03/21 Todo lo que los investigadores saben en 2021 sobre la alta sensibilidad.

 

 

Imagen: Debby Hudson (Unsplash).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *